martes, 3 de noviembre de 2009


Estuve buscando entre mis recetas para postearles algunas de las más interesantes que suelo cocinar, y encontré el tesoro: Mi mamá invirtió tiempo (y dinero) en escribir con mucho amor un maravilloso libro donde recopiló recetas e historias familiares, que nunca publicó (estoy pensando en animarla a pasarlo a formato de e-book, para que todos ustedes puedan disfrutarlo y compartir los sabores y sensaciones que animaron mi niñez).
Cuántos de nosotros tenemos tesoros así en el desván y ni pensamos en ellos? Colecciones, poemas o cuentos olvidados, objetos, fotos, discos...Qué pasaría si los desempolvamos y los compartimos? Alguien los valoraría? Claro que sí, sólo hay que animarse, vencer el miedo al que dirán, a la valoración por parte de los demás, porque muchos de nosotros estamos esperando ansiosos que nos dejes ser parte de tus tesoros escondidos.

0 comentarios:

Publicar un comentario