domingo, 1 de noviembre de 2009


Es un fenómeno argentino: llega el calor y de pronto tenemos voluntad de reunirnos con amigos, para lo cual inventamos todo tipo de excusas (podés agregar en comentarios las tuyas). Normalmente queremos estar a mitad de camino entre una cena (que nadie se quede con hambre!) y una fiesta temática (son tan divertidas!). Acá en Córdoba solemos pedir sandwichs de miga, pizzas, o una pata flambeada (otra vez pata!), de modo que al llegar marzo, ya comimos unas tres docenas de triples, 28 pizzas y un rodeo entero de patas.
En caserito ideamos un servicio para esos pequeños eventos, con comida para comer con las manos o en pequeñas cazuelas, más parecido a un tapeo, original en presentación y sabor, con una concepción moderna (a despertar, que no estamos en los ’80) y agradable. Me estoy preguntando si postear la lista de opciones o dejarla para que la charlemos personalmente… más tarde lo decido
Por favor, comunicate cuanto antes así evaluamos tus necesidades. Recibir invitados no tiene por qué ser engorroso, estresante, ni siquiera caro. Aunque se trata fundamentalmente de ofrecer (comidas, tragos, risas, amor), recibirás más de lo que des.

2 comentarios:

  1. Melisa te felicito por tu emprendimiento, lastima que vivo un poco lejos, sino mas que una vez serias mi salvacion, segui asi.
    Saludos desde un rinconcito de la patagonia.
    Lorna

    ResponderEliminar
  2. Hola, Lorna! qué coincidencia, yo también soy patagónica, de Trelew (snif!)Espero que al menos mis recetas te sean útiles. Abrazo. Meli

    ResponderEliminar