viernes, 26 de marzo de 2010

Una de las cosas que solía molestarme cuando estaba haciendo una receta era que me indicaran `prepare un almibar a 115 grados´... Qué fácil! Y si no tengo termómetro? Por eso les transcribo aquí una pequeña guía (creo que de una publicación de Marcelo Vallejos) que a mí me sirvió mucho, pero que le hice algunas modificaciones propias de mi experiencia:
Siempre antes de hacer el almibar, es bueno humedecer el azucar por un rato para que se vaya disolviendo, pues nunca se debe revolver, porque se cristalizaría.
Almibar liviano: colocar el doble de agua que de azucar (100 grs. de azucar, 200 cc. de agua). Cocinar dos o tres minutos hasta que el azucar esté bien disuelto. Perfumar para humedecer tortas. Conservar en heladera
Hilo flojo: Comienza a hacer burbujas. Si se humedecen los dedos con agua fría y se levanta un poco de almibar, el hilo se corta al centímetro o menos
Hilo fuerte: Cuando las burbujas son grandes y desparejas en toda la cacerola. Tomándolo entre los dedos el hilo no se corta si separamos dos centímetros.
Bolita: Colocar el azucar y cubrir lentamente con un poco de agua. Cocinar hasta que la ebullición sea pareja y las burbujas se concentren en el centro de la cacerola y sean pequeñas. Este es el que se usa para hacer el merengue italiano

0 comentarios:

Publicar un comentario